Volver

PROYECTO DE LEY

                                                               

REGULACIÓN DEL USO RACIONAL Y EFICIENTE DELA ENERGÍA Y PROMOCIÓN DE ENERGÍAS RENOVABLES”

I. Disposiciones generales

 Artículo 1: La presente Ley tiene por objeto consolidar la participación del Estado Nacional en la Regulación del Uso Racional y Eficiente de la Energía en todo el territorio nacional y en la Promoción del uso de aquellas Energías Renovables en las cuales se haya demostrado su viabilidad tecnológica, ambiental y económica.

 Artículo 2: Declarase de interés social, público y de prioridad nacional el “Uso Racional y Eficiente de la Energía y la Promoción de Energías Renovables” por su importancia estratégica para asegurar el abastecimiento energético pleno y oportuno, la competitividad de la economía Argentina, la protección al consumidor y la promoción del uso de energías no convencionales de manera sostenible con el medio ambiente y los recursos naturales.

 Artículo 3: La regulación del Uso Racional y Eficiente de la Energía y la Promoción de Energías Renovables en el territorio nacional propone las siguientes metas:

a) Limitación del consumo de energía convencional mediante la eficiencia y el ahorro energético y, por tanto, incremento en la seguridad de suministro energético.

b) Logro de mayores niveles de inversión en equipos producidos localmente para reducir los costos derivados de la importación de combustibles, con el consiguiente aumento del empleo local.

c) Utilización creciente de las energías renovables de probada eficacia y mínimo impacto ambiental para cubrir la mayor demanda posible.

d) Orientar el abastecimiento energético nacional hacia la descentralización y la calidad, favoreciendo la cohesión económica y social.

e) Incrementar el potencial de cooperación tecnológica internacional en tecnologías sostenibles para el campo energético.

II. Ministerios intervinientes

 Artículo 4: El Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios de la Nación será el encargado de coordinar, aplicar, supervisar y fiscalizar, los mecanismos y acciones para alcanzar las metas de “Uso Racional y Eficiente de la Energía y la Promoción de Energías Renovables”; amparado a lo dispuesto en la presente Ley.

 Artículo 5: El Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología de la Nación será el encargado de promover las investigaciones del sistema científico y tecnológico nacional referidas al uso racional y eficiente de la energía y demás formas de energía renovables; así como la participación activa del sistema educativo nacional en la transferencia de los conocimientos sobre la utilización racional y eficiente de la energía y el desarrollo de formas no convencionales de energía.

 Artículo 6: El Ministerio de Economía y de la Producción de la Nación a través de la Subsecretaría de Defensa a la Competencia y Defensa del Consumidor contribuirá a promover la difusión de las prácticas racionales de ahorro energético en la población. Asimismo, coordinará acciones con las empresas públicas y privatizadas generadoras, transportistas y distribuidoras de energía para implementar campañas comunicacionales que favorezcan la mayor eficiencia del sistema energético argentino.

III. Definiciones

 Artículo 7: Para efectos de interpretar y aplicar la presente ley se entiende por:

 a. Uso Racional de la Energía: Aprovechamiento óptimo de la energía en todas y cada una de las cadenas energéticas, desde la selección de la fuente energética, su generación, transformación, transporte, distribución, y consumo incluyendo cuando sea posible, su reutilización.

 b. Uso Eficiente de la Energía: Es la utilización de la energía, de modo tal de maximizar la eficiencia energética, ya sea de una forma original de energía y / o durante cualquier actividad de producción, transformación, transporte, distribución y consumo de las diferentes formas de energía, respetando la normatividad vigente sobre sustentabilidad ambiental y preservación de los recursos naturales renovables.

 c. Desarrollo sostenible: Es el proceso que conduzca al crecimiento económico con equidad social, sin agotar la base de recursos naturales renovables y sin afectar el derecho de las generaciones futuras a la utilización de los mismos.

 d. Aprovechamiento óptimo: Consiste en buscar la mayor relación beneficio-costo en todas las actividades que involucren el uso eficiente de la energía, dentro del marco del desarrollo sostenible y respetando la normatividad vigente sobre medio ambiente y los recursos naturales renovables.

 e. Eficiencia Energética: Es la relación entre la energía aprovechada y la total utilizada en cualquier proceso de la cadena energética, dentro del marco del desarrollo sostenible y respetando la normatividad vigente sobre sustetabilidad ambiental y preservación de los recursos naturales renovables.

 f. Fuentes Convencionales de Energía: Para efectos de la presente ley son fuentes convencionales de energía aquellas utilizadas de forma intensiva y ampliamente comercializadas en el país.

 g. Fuentes No Convencionales de Energía: Para efectos de la presente ley son fuentes no convencionales de energía, las energías renovables, es decir, aquellas fuentes de energía ambientalmente sostenibles y disponibles a nivel mundial, pero que en el país son utilizadas de manera marginal y no se comercializan ampliamente.

 IV. Mecanismos y Programas

 Artículo 8: A fin de concretar el cumplimiento de las metas y las acciones que plantean el uso racional y eficiente de la energía y la promoción de energías no convencionales; se establecerán los siguientes mecanismos y programas de actuación:

a)       Ahorro Energético;

b)       Sustitución;

c)       Cogeneración;

d)       Energías Renovables ó Alternativas.

e)       Mejores Prácticas de Eficiencia Energética en el uso domiciliario.

 Artículo 9: El Ente Nacional de Energía Eléctrica (ENRE) y el Ente Nacional de Gas (ENARGAS) obligarán a las empresas de generación, transporte y distribución de electricidad y gas respectivamente, a incrementar su eficiencia energética mediante esquemas de “estándares de performance”. Se invitará a las Provincias a que sus entes reguladores específicos adopten análogos criterios con las respectivas empresas prestadoras provinciales.

 Artículo 10: Para mejorar la eficiencia energética de los productos electrodomésticos se establecerán programas de “estándares mínimos obligatorios y etiquetado energético”.

 V. Obligaciones Especiales de las empresas energéticas

Artículo 11: Las empresas públicas o privatizadas que generen, suministren y comercialicen energía eléctrica y gas y realicen las acciones de uso racional basadas en “estándares de performance”, previstas en el artículo 9, tendrán la obligación especial de asesorar a sus usuarios, clientes y consumidores finales para la implementación de los mecanismos y acciones para el Uso Racional y Eficiente de Energía.

Artículo 12: Las empresas de servicios públicos que presten servicios de energía eléctrica y gas deberán imprimir en la carátula de recibo de factura o cobro, mensajes concretos motivando las prácticas y el Uso Racional y Eficiente de la Energía y sus beneficios en la preservación ambiental.

VI. Estímulos y Sanciones

 Artículo 13: El Gobierno Nacional a través del Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología propenderá la creación de programas especiales de investigación y dispondrá de un cupo determinado para el otorgamiento de becas a estudiantes avanzados y jóvenes egresados para su especialización orientada al Uso Racional y Eficiente de la Energía y el desarrollo de Energías Renovables.

 Artículo 14: El Gobierno Nacional creará distinciones especiales que favorezcan el reconocimiento público para aquellas personas naturales o jurídicas, organizaciones, fundaciones ambientales e instituciones científicas y educativas que se destaquen en el ámbito nacional en el desarrollo de energías no convencionales ó renovables y en el uso racional y eficiente de la energía. Dichas distinciones se otorgarán anualmente.

 Artículo 15: El gobierno Nacional establecerá a través de Entes Reguladores las respectivas sanciones a aquellas empresas que no cumplan con el artículo 9; de acuerdo a las normas legales vigentes.

 VII. Promoción del Uso de Fuentes No Convencionales de Energía

Artículo 16: El Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios de la Nación formulará los lineamientos de las políticas, estrategias e instrumentos para el fomento y la promoción de las fuentes no convencionales de energía, con prelación en las zonas no interconectadas.

Artículo 17: El Gobierno Nacional a través de los programas que se diseñen, incentivará y promoverá a las empresas que produzcan unidades, calentadores, paneles solares, generadores de biogás, motores eólicos, y / o cualquier otra tecnología, producto ó insumos con destino a la venta directa al público o a la producción de otros implementos que utilicen como fuente total o parcial las energías renovables que hayan demostrado su viabilidad técnica y económica y en conformidad a las normas legales vigentes.

GUTIÉRREZ (J.C.)

 FUNDAMENTOS

Sr. Presidente:

 El uso racional y eficiente de la energía es un tema que viene ganando cada vez más prioridad en las discusiones relacionadas con el desarrollo energético y su impacto sobre el medio ambiente. Las Naciones Unidas han promovido varias conferencias mundiales sobre este tema y la mayoría de los países miembros de esta organización han firmado convenios para impulsar medidas de ahorro energético y de preservación ambiental. Nuestro país ha suscrito la mayoría de estos convenios y se ha comprometido a realizar acciones que le permita alcanzar los objetivos fijados.

 El reciente Foro Mundial sobre Energías Renovables realizado en Alemania reafirmó estos principios y estableció los lineamientos para que los países desarrollados y en vías de desarrollo multipliquen sus esfuerzos en el financiamiento, desarrollo y utilización de las energías limpias, como las energías eólicas, solar, biomasa y geotérmica entre otras. En dicha Cumbre se concluyó que de no adoptar acciones que cambien la matriz energética basada en recursos energéticos fósiles no renovables; sobrevendrán complejos escenarios geopolíticos: encarecimiento del petróleo, incremento de las nocivas consecuencias del cambio climático y un horizonte cada vez más cercano de agotamiento de los yacimientos fósiles; acompañado de fuertes tensiones por la posesión de los mismos.

 La necesidad de adoptar acciones legislativas y regulatorias para promover el uso eficiente de la energía se fundamente a partir de una premisa central: el uso eficiente de la energía es un derecho y una obligación al mismo tiempo de la sociedad y del Estado

Según establece nuestra Constitución Nacional corresponde al Estado definir las políticas de preservación y el uso sostenible del patrimonio de los recursos naturales de nuestra Nación.

 Los bienes energéticos se diferencian de los otros bienes, no sólo por su origen sino también por el carácter de sus mercados. Se parte de la base que la energía proviene de fuentes que son de dominio público y que su consumo genera externalidades que pueden tener efectos perjudiciales sobre el ambiente natural que es patrimonio de la Nación.

 Siendo de interés público la conservación y protección de los recursos naturales, se requiere de la acción reguladora del Estado, considerando, además, que la energía es un bien de consumo masivo indispensable para el bienestar de la sociedad.

 En el centro del debate energético del nuevo milenio viene ganando cada vez mayor fuerza la idea de que el uso eficiente de la energía debería entenderse como el derecho de los usuarios y de la ciudadanía a ser informados sobre cómo satisfacer sus necesidades energéticas y a disponer de bienes fabricados con técnicas que les permitan utilizar racionalmente la energía, aspecto que tiene relación con la existencia de normas precisas y con la certificación de la eficiencia energética.

En este sentido, el Estado debe proteger los derechos de los consumidores disponiendo que los ofertantes, tanto de energía como de bienes que la insumen, los informen sobre las prácticas racionales de consumo y sobre la calidad energética de los bienes disponibles en el mercado.

 Diferentes especialistas en temas energéticos coinciden en que en los mercados energéticos existen asimetrías de información y barreras para que exista efectivamente competencia, ya que se trata de un producto difícil de sustituir y que en algunas fases de las cadenas energéticas registra condiciones de monopolio natural.

 Frente al actual escenario de restricciones en la oferta que enfrenta el sector energético argentino surge la necesidad imperiosa de adoptar mecanismos y acciones que contribuyan al uso racional y eficiente de la energía; como así también avanzar en el desarrollo de otras fuentes energéticas que paulatinamente vayan disminuyendo las asimetrías de la actual matriz energética argentina.

 Reconocer que existe un derecho de los ciudadanos a recibir energía limpia, constante, de calidad y económica es unos de los ejes que sustenta esta norma que se propone.

 El objeto de la presente Ley es consolidar la participación del Estado en la promoción del Estado Nacional en la Regulación del Uso Racional de la Energía en todo el territorio nacional. Asimismo, se propone establecer los mecanismos  para alcanzar el uso eficiente de la energía y sustituirlos cuando convenga al país, por aquellas Energías Renovables en las cuales se haya demostrado su viabilidad tecnológica, ambiental y económica.

 El uso eficiente de la energía beneficia a la ciudadanía en la medida que permite reducir la gravitación del rubro energía dentro de un cierto presupuesto de gastos, contribuyendo de esta manera a liberar recursos para cubrir otras necesidades, lo que permitiría alcanzar objetivos relacionados con la equidad social.

 En este sentido, la norma que se propone propende a que nuestra población pueda satisfacer de manera más racional sus requerimientos energéticos pero de un modo compatibles con el derecho que tienen las generaciones venideras a vivir en un ambiente sustentable.

 A nivel macro, la regulación del uso racional y eficiente de la energía y la promoción de las energías renovables asegurará a la Argentina mayores niveles de ahorro de divisas,  ahorro de gasto público, reducción de los costos de producción y la contribución a una mayor  sustentabilidad.

 Asimismo, este Proyecto de Ley considera fundamental el aprovechamiento de los inigualables recursos humanos; científicos y tecnológicos especializados con que cuenta nuestro país para el desarrollo de energías alternativas y de sistemas de producción eficientes.

 Por último, es necesario destacar que el texto legal que se presenta  deberá integrarse a un cuerpo de leyes —algunas existentes y otras en proyecto— que aseguren la transición de nuestro país desde un estado de desaprensión en el manejo de los recursos naturales, tanto renovables como no renovables, hacia un enfoque moderno que incorpore la experiencia y la normativa en materia ambiental de aquellos países que emprendieron con éxito la racionalización de sus recursos naturales, y su compatibilización con nuestras propias condiciones objetivas, a fin de avanzar en el logro de una Argentina con mayor crecimiento, equidad y sustentabilidad.

 Por estos motivos, solicito al Honorable Cuerpo otorgue sanción favorable al presente Proyecto de Ley.

 

Volver